La importancia de los aerosoles en la propagación del coronavirus es actualmente objeto de intensas investigaciones. De hecho, instituciones como el Instituto Hermann Rietschel de la Universidad Técnica de Berlín llevan años investigando acerca de la propagación de los aerosoles.

Entre las recomendaciones establecidas desde el inicio de la propagación COVID-19, se ha dado gran importancia a las sistemas de ventilación. Esto es debido a que las habitaciones que cuentan con sistemas de ventilación a menudo cumplen los límites de calidad de aire mejor que las habitaciones con ventilación con ventanas.

La vuelta al cole con coronavirus
La vuelta al cole con coronavirus

Tan pronto como una persona entra en una habitación cerrada contamina la calidad del aire. Además del hecho de que él o ella emita constantemente dióxido de carbono (CO2), también respira una cantidad variable de aerosoles. El número de los mismos depende del nivel de contaminación de la habitación.

Indicadores de la calidad del aire en interiores

Durante 130 años, se ha utilizado el valor límite de Pettenkofer como indicador de la calidad del aire. Según este indicador, una concentración de CO2 superior al valor límite de 1.000 ppm puede causar dolores de cabeza, cansancio y dificultades en la concentración. Concretamente, los lugares con aire puro tienen unos niveles de entre 360 y 500 ppm.

En este sentido, la ventilación juega un papel fundamental a la hora de mantener los niveles de CO2 por debajo el valor límite. De hecho, Martin Kriegel, director del Hermann-Rietschel-Institut afirma que no todos los lugares de trabajo, oficinas o escuela tienen sistema de ventilación adecuados.

La concentración de aerosoles en espacios cerrados suele estar ligada a la concentración en CO2. «En estancias pequeñas, mal ventiladas o sin ventilación tienen mayor riesgo de transmisión del SARS-CoV-2».

Falta de preparación de los Gobiernos ante el retorno a las aulas y oficinas

Los aerosoles son gotas microscópicas que permanecen suspendidas en el aire por largos periodos de tiempo. Estas partículas – sólidas o líquidas – diminutas fueron consideradas el 9 de julio por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como la potencial vía de infección de la COVID-19.

La importancia de los aerosoles del aire en la transmisión del coronavirus
Cuando una persona estornuda o tose el riesgo aumenta.

No obstante, las mascarillas no son la solución adecuada para los espacios cerrados. El tamaño de los aerosoles es inferior a los cinco micrómetros y siguen la corriente de aire. Por ello, un 90% de los mismos salen por los bordes de la mascarilla, tal y como indica el Instituto Hermann Rietschel.

Luchar contra el virus requerirá más medidas porque cada vez es más evidente que no es sólo el contacto directo de persona a persona a través de cosas como la tos lo que está propagando el patógeno. También puede flotar en el aire, lo que puede derrotar los esfuerzos de distanciamiento social.

“Las mascarillas de uso diario prácticamente no detienen los aerosoles. Los aerosoles emitidos por los humanos son menores a 5 micrómetros y siguen la corriente de aire. Estos se escapan casi por completo por los bordes de la mascarilla”.

Martin Kriegel director del Hermann-Rietschel-Institut

El director de este Instituto afirma que hay dos medidas que se deben llevar a cabo en espacios cerrados:

El riesgo en gimnasios es elevado

Cuando una persona estornuda o tose el riesgo aumenta. Hablar en voz alta, gritar o cantar también aumenta el número de aerosoles emitido, por lo que aumenta el riesgo. Sin embargo, el riesgo es todavía mayor en gimnasios, ya que el ejercicio físico duplica la generación de aerosoles.

El riesgo es todavía mayor en gimnasios, ya que el ejercicio físico duplica la generación de aerosoles.
El riesgo es todavía mayor en gimnasios, ya que el ejercicio físico duplica la generación de aerosoles.

Los aerosoles no son tan alarmantes cuando están al aire libre porque el viento los arrastra rápidamente y el sol puede destruir el virus. En cambio, en espacios cerrados esto no ocurre. Los investigadores han demostrado que los aerosoles infecciosos pueden viajar muchos metros y sobrevivir durante minutos o incluso horas en el interior.

¿Qué estrategias se proponen?

Físicos, ingenieros y técnicos medioambientales están buscando formas de combatir los virus voladores. La buena noticia es que, por sorprendente que parezca, hay numerosas estrategias defensivas que son a la vez efectivas y factibles. Sin embargo, la mayoría de ellas cuestan dinero – y requieren que la gente cambie su comportamiento.

«La ventilación es esencial»

Detlef Lohse, físico alemán, profesor de Mecánica de fluidos de la Universidad de Twente

El remedio más simple para los aerosoles de interior siempre ha existido, y es gratis. «La ventilación es esencial», dice el físico Lohse. Si se ventila bien y se suministra mucho aire fresco, se puede reducir rápidamente el número de partículas de aerosol que flotan alrededor.

La ventilación es esencial para reducir el número de partículas de aerosoles

Pero la ventilación también tiene sus dificultades. Si hay poco viento en el exterior o poca diferencia de temperatura entre el interior y el exterior, la ventilación natural sólo funcionará hasta cierto punto. No es suficiente para mantener las ventanas permanentemente abiertas.

También recomienda que las aulas estén equipadas con dispositivos de medición de CO2. Si los valores son demasiado altos, también es una indicación de que la concentración de aerosol es demasiado alta y la sala debe ser ventilada.

En las últimas semanas Christian Kähler, físico y profesor de dinámica de fluidos en la Universidad de las Fuerzas Armadas Federales en Munich (quien ha pasado 25 años investigando los aerosoles), ha estado comprobando el funcionamiento de dispositivos de filtración y purificación del aire.

El físico cree que estos dispositivos podrían ser la solución para el funcionamiento seguro de restaurantes, tiendas, oficinas y escuelas, especialmente en invierno, cuando la ventilación se hace aún más difícil.

«Si mantienes este sistema funcionando constantemente, nadie será capaz de crear una concentración de aerosol a un nivel infeccioso en una habitación».

Christian Kähler, físico y profesor de dinámica de fluidos en la Universidad de las Fuerzas Armadas Federales en Munich

Más información sobre esto en: Scientists Weigh the Benefits of Air Purifiers in Fighting COVID-19

También puede interesarte: