La crisis del coronavirus ha acentuado la importancia de la calidad del aire sobre nuestra salud. Los meses de marzo y abril constataron cómo nuestros hábitos de vida tienen un efecto claro sobre la calidad del aire exterior.

La disminución de actividad industrial y de la movilidad durante la cuarentena cambiaron radicalmente las imágenes de grandes ciudades como París, Milán o Madrid.

Los niveles de dióxido de nitrógeno durante la segunda quincena del mes de marzo de 2020 se vieron reducidos en más de un 75%. Por otro lado, la concentración de las partículas de suspensión se redujo entre un 30 y 50%.

<p></p>
<p><img src="contaminaciónambiental.png" alt="Contaminación ambiental en las ciudades"></p>
<p><p>

Además, con motivo de la cada vez más notable concienciación de los problemas ligados a la contaminación atmosférica, se han ido desarrollado numerosas estrategias y estudios acerca del impacto de sustancias nocivas en la salud humana y el medio ambiente.

Entre ellos, un estudio desarrollado por un equipo de la Escuela Chan de Salud Pública T.H. de Harvard el pasado noviembre proporcionó evidencias de que la exposición a largo plazo a una contaminación del aire con partículas finas (de un tamaño PM2.5) está claramente relacionado con la muerte prematura.

Este estudio demostró que cuando este tipo de partículas se inhalan, pueden entrar profundamente en los pulmones y causar graves problemas de salud. Esto conlleva un aumento en el número de ingresos hospitalarios, aumento de muertes y costes económicos sustanciales.

Pero ¿qué hay de la calidad del aire o ambiente interior?

Aún no se han definido índices claros ni se han desarrollado tantas iniciativas para tomar medidas de mejora del aire interior. No obstante, la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Comisión Europea ya incluyen algún apartado específico y alguna mención al ambiente interior.

De hecho, la OMS estima en uno de sus informes que, así como la contaminación ambiental debida a partículas es responsable del 1,4% de todas las muertes del mundo, la contaminación atmosférica en interiores tiene un efecto aún mayor. Estos efectos son todavía mayores en países en vías de desarrollo.

La baja calidad del aire interior se debe a diversos factores. Entre ellos, destaca el empleo de combustibles fósiles en hogares, el uso de gran variedad de sustancias químicas, productos de limpieza, plaguicidas, ambientadores, limpiadores, el humo del tabaco y emisiones del mobiliario y productos usados en la construcción.

¿En qué aspectos afecta una mala calidad del aire en ambientes interiores?

La exposición a aire interior con agentes nocivos tiene grandes consecuencias económicas, tanto para el gasto público como en días de trabajo perdidos, lo que aumenta el absentismo laboral.

<p></p>
<p><img src="oficinalimpia.png" alt="Una alta calidad del aire interior reduce el absentismo laboral de forma notable"></p>
<p><p>

Los estándares actuales de ventilación y climatización en interiores no tienen en cuenta la productividad en oficinas y escuelas.

Los requerimientos establecidos son bastante modestos y se centran en que el aire interior sea “aceptable”. Esto los hace inadecuados para el grupo más sensible de trabajadores o estudiantes (aproximadamente un 20% del total).

En consecuencia, cualquier inversión que tenga como objetivo lograr ambientes interiores más sanos no debería considerarse como un obstáculo.

«Una mejora de la calidad del aire en un factor de 2 a 7 comparado con los estándares existentes podrían aumentar la productividad en oficinas y el aprendizaje en colegios de manera significativa»

Los beneficios que pueden obtenerse de las mejoras en la calidad de los espacios interiores son numerosos.

De hecho, estudios recientes demuestran como una mejora de la calidad del aire en un factor de 2 a 7 comparado con los estándares existentes podrían aumentar la productividad en oficinas y el aprendizaje en colegios de manera significativa.

Al mismo tiempo, mejorar la calidad del aire en los hogares podría disminuir el riesgo de síntomas alérgicos y asma.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.